Libres para obedecer

IV

["¿Aprendiz de brujo o monstruo moral?", "Los (per)seguidores idólatras y el dios fugitivo", "Avatares de un hombre rojo"]

Una especie de debate o “polémica” en las ciencias sociales, a la hora de intentar explicar fenómenos, es si las razones deben buscarse en cuestiones más estructurales o de largo de plazo, o en cuestiones más agenciales y de corto plazo (“agencia” y “estructura”). Portocarrero en su libro hace dos apuestas, como ya señalé: Por un lado, resalta la importancia de variables estructurales, tales como la cultura y la herencia colonial. Sin embargo, la agencia no queda anulada ya que, al mismo tiempo, se sostiene que sin Abimael Gumzán no hubiese habido Sendero Luminoso (no sería, pues, un fenómeno “inevitable” o un mero “efecto mecánico”). Podemos comprender esta mediación entre agencia y estructura a la luz la conocida tesis que Marx enuncia al comienzo de El 18 brumario de Luis Bonaparte:

Los hombres hacen su propia historia, pero no la hacen a su libre arbitrio, bajo circunstancias elegidas por ellos mismos, sino bajo aquellas circunstancias con que se encuentran directamente, que existen y les han sido legadas por el pasado.

De lo que se trata aquí es de reconocer que sin individuos no hay historia, pero que estos individuos nunca actúan fuera de un contexto, fuera de circunstancias. Hay posibilidades de elección y agencia, pero delimitadas estructuralmente. En este sentido podemos entender que se afirmen las dos cosas: importa la herencia colonial, el catolicismo colonial y las estructuras sociales que fueron configurándose. Sin embargo, es muy importante también el individuo Abimael Guzmán, su discurso, sus decisiones y la manera cómo se llevó a cabo la organización de Sendero Luminoso. Por eso es que el ensayo “Aprendiz de brujo o monstruo moral” nos trata de hacer comprender algunos rasgos importantes de Guzmán.

Portocarrero sintetiza unas entrevistas hechas a personas que pudieron conocerlo. Las percepciones sobre Guzmán enumeran, esencialmente, lo siguiente:

(1) Una persona muy preocupada de su arreglo personal, con gustos “finos”

(2) Estudioso, buen profesor, buen expositor y buen polemista (con mucha doctrina y citas). Educado, pero “distante”.

(3) Desconocedor de la realidad del campo ayacuchano. Despreciaba las costumbres nativas (eran “coloniales” y debían ser destruidas).

Lo que infiere Portocarrero de esto que Guzmán tendría una cultura “señorial y provinciana” (jerárquico). Además, privilegiaría la doctrina por sobre la experiencia. Sin embargo, el otro elemento que, al parecer, habría generado también simpatía y adhesión era el compromiso con la lucha armada (Esto es algo que dijo Feliciano cuando fue entrevistado por la Comisión de la Verdad y Reconciliación).

Sin saber cómo, Guzmán encontró la llave que le permitió desatar la conflictividad de la sociedad peruana. La espiral de violencia que segaría tantísimas vidas. Y esa llave fue la glorificación de la violencia, el postular que la insurrección armada llevaría al desarrollo de las contradicciones y al establecimiento de una forma social superior en el país (pp. 106-107).

Todo esto, bajo la idea de que dicha violencia sería una suerte de “costo necesario” para la construcción de una sociedad mejor. El fin, pues, justifica los medios, sobre todo cuando la propia historia, de manera inmanente y necesaria pone los medios a disposición del grupo o clase que debe usarlos. Esto casi parece una “reinterpretación perversa” de la conocida tesis de Marx y Engels del Manifiesto del Partido Comunista: “Pero la burguesía no ha forjado solamente las armas que deben darle muerte; ha producido también los hombres que empuñarán esas armas: los obreros modernos, los proletarios”.

La posibilidad de generar aceptación de estas tesis se debe al hecho de lo que preguntaba en un post anterior: no es que las personas aceptaron estos porque efectivamente la doctrina era verdad (algo que ha sido criticado y refutado en muchos lugares y mencionado de pasada en el texto). Lo esencial es la retórica, la manera (el cómo y no el qué) en la que se presentaban las ideas. (El sujeto de la enunciación y el sujeto del enunciado resultan claves aquí). Y es que, Guzmán utiliza su autoridad simbólica de letrado, de intelectual, de profesor que sabe (se supone que sabe). Posee la ciencia:

(…) él aparece como poseyendo lo que todos aprecian pero nadie tiene: el saber y la verdad, la solución a los problemas relacionados con la intolerable prevalencia de la servidumbre. El único camino es la insurrección contra la injusticia (pág. 107).

Más adelante, en el ensayo titulado “Los (per)seguidores idólatras y el Dios fugitivo”, ensayo donde se analiza el video de Guzmán del “Baile de Zorba el griego”, Portocarrero presenta los rasgos y características de los principales miembros de la cúpula senderista.:

(1) Grupo mayoritariamente femenino.

(2) Edades que van entre 38 y 43 años (en 1990).

(3)  La mayoría eran de provincia, sobre todo de la sierra sur.

(4) Formados en especialidades de bajo nivel académico, pero con alto compromiso social (educación, ciencias sociales y derecho).

Más allá de esto, y de las diferencias entre los miembros de la cúpula de los demás cuadros, lo que no debe perderse de vista es que la prédica senderista buscaba formar “hombres rojos”. Lo que se generaba era un intercambio entre la libertad y la seguridad. La lógica era renunciar a la libertad individual, con el fin de obtener certezas “últimas”, sentido para la existencia y un proyecto por el cual estar dispuesto a dar la vida. Una vez más se constata la semejanza estructural con la religiosidad, cuando ésta deviene fundamentalista. Se trata de actitud más anti-filosófica posible, si es que hacemos caso a Nietzsche cuando dice en Ecce Homo que la filosofía “es vida voluntaria en el hielo y en las altas montañas”. Lo que hay es deber, sacrificio, represión, obediencia. Pero el resultado no es solamente que el militante accede a una “buena conciencia”, luego de haber cambiado su libertad por la seguridad y la obediencia. Esta seguridad lo hacía también literalmente seguro de sí para poder justificar maltrato, dominación y crueldad para con los demás. Unos podrían estar movidos más por un sentido del deber (realizando la posibilidad  del, literal,  terrorismo kantiano del deber y la buena intención que criticaba Hegel y que retoma Habermas), mientras que otros lo estarían más por un sentimiento de odio y por un deseo de poder (ambas motivaciones coexistirían en los militantes, pero en distinta proporción. Se tratarían de “tipos puros”).

Todas estas tensiones y relaciones parecen remitirse a la relación entre la libertad y la necesidad (que es la tensión kantiana de la tercera antinomia de la cual, me parece, que emerge finalmente algo como “agencia” y “estructura”). El discurso senderista no resuelve bien esto y Portocarrero diagnóstica muy bien esto. Por un lado tenemos la necesidad e inevitabilidad del comunismo, ya que esto viene con las leyes de la materia desde hace millones de años. Pero, al mismo tiempo, siempre se destaca el rol necesario del liderazgo de Guzmán (el “redentor predestinado”). Sin embargo, aunque filosóficamente esto pueda ser problemático, como muchas otras cosas, lo más probable es que para la creencia esto no se presente como tal. No solamente porque pudiese tenerse una mera “fe ciega” en lo que se dice. Hay elementos religiosos aquí a la hora de buscar conciliar la libertad y la necesidad. De la misma manera que el catolicismo, muchas veces conservador, suele decir que uno es libre para hacer el bien, el senderismo puede asumir que uno es libre para hacer la revolución (y la lucha armada). Guzmán es libre, pero para anunciar la verdad y liderar su realización.

About these ads

One response to “Libres para obedecer

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.406 seguidores

%d personas les gusta esto: