Marx

Lo siguiente es el audio y la guía de la doceava sesión de prácticas del curso de Teoría política moderna del cual soy asistente este semestre. La idea de compartir estos recursos es triple: (1) poder hacer que estos recursos sirvan a un público más amplio; (2) que los propios alumnos del curso tengan estos recursos con mayor disponibilidad; y (3) el que una mayor exposición de estos recursos posibilite una discusión crítica constructiva que lleve a mejorar la propia clase y mis propias lecturas, con el fin de brindar un mejor curso cada semestre. No está demás decir que cada uno de estos textos y autores daría para muchas horas (o meses) de discusión  teórica. Sin embargo, las sesiones asignadas son de dos horas semanales. Al mismo tiempo, el curso está pensado para alumnos de sexto semestre, alumnos que recién están empezando sus estudios de especialidad de ciencia política. De ahí que los temas tiendan a tratarse con un tono más introductorio y general.

***

§ 1. Materialismo histórico.

El hombre como animal productivo y social.

Ser de necesidades (sean éstas naturales o sociales/ generadas)

Trabajo (mediación con la naturaleza).

Con Marx encontramos una enorme importancia con el tema del “trabajo”.

Para el autor, lo que distingue a los seres humanos de los demás seres vivos es el trabajo, pues éste te permite transformar la naturaleza.

En ese sentido, el valor de las cosas depende del trabajo que los seres humanos ponen en ellas.

El trabajo requiere de la naturaleza para transformarla (Marx es un materialista), pero también es parte de la naturaleza (“naturaleza se auto-transforma”).

Así, el ser humano necesita de la naturaleza, de la que es parte, para transformarla y sobrevivir, y progresivamente la transforma más complejamente. No hay algo así como “lo natural” (“virgen”, “inmediato”).

Esto conlleva al desarrollo de las fuerzas productoras (o la industria) y a lo largo de la historia.

De ahí que su materialismo pueda ser considerado histórico.

División social del trabajo.

El desarrollo de la producción conlleva a una organización social de la producción que forma clases sociales diferentes.

Medios de producción.

Relaciones sociales de producción.

El conflicto radica en que las sociedades se asignan diferentes tareas, por lo que existe un “dominio de clases”.

Por ejemplo, el trabajo intelectual se posiciona “sobre” el trabajo manual. Entonces, es sobre esta constante tensión donde se da la “lucha de clases”.

Esto se agrava ya que es necesario que los dominantes requieran de un aparato coercitivo e ideológico para mantenerse y legitimarse frente a los que luchan por cambiar su condición social.

Visión moderna de la historia: progresiva (cada vez habrá un mayor desarrollo de las fuerzas productivas) y teleológica (el “fin de la historia” es el comunismo).

¿Historia hegeliana invertida? [Introducción a la crítica de la Filosofía del derecho de Hegel; Crítica de la filosofía del Estado de Hegel]

La importancia de la sociedad, la producción y la economía por sobre el Estado y la política.

§ 2. La “clave” para entender la historia.

[La ideología alemana]

“Infraestructura socio-económica” (o “Base”).

Fuerzas productivas/ relaciones sociales de producción.

Modos de producción: asiático, antiguo, feudal, capitalista.

La forma de organización social está íntimamente ligada al desarrollo de las fuerzas productivas.

Relaciones sociales de producción.

Relaciones de propiedad (esclavos/ siervos/ proletarios).

De los medios de producción.

Resultado: Lucha de clases

“Superestructura ideológica” (o “Superestructura”).

Ideología: moral, política, filosofía, religión, arte, etc (lo que tradicionalmente se asocia al “espíritu”).

¿Qué es “ideología”?

Ideología en el marxismo no es un “mero sistema de ideas” (no es una “ideología política”, un “programa”, etc.). No se usa en el sentido politológico (“Voto ideológico”, lo que sostienen autores como Anthony Downs, etc).

La filosofía de Marx no es “una ideología más”, sino que se presenta como la “Ciencia” (para Marx y los marxistas, lo que ellos hacen no es ideología).

Ideología es un orden simbólico de ideas, creencias y principios que buscan legitimar teóricamente el orden social existente.

Visión clásica: “distorsión” de la realidad.

La ideología hace al explotado “inconsciente” o “ciego” ante su explotación. Se trata que vea el mundo de tal manera  que la explotación de clase que padece que le parezca “legítima”, “justa”, “natural”. Hoy diríamos, quizá que podría ser algo “técnico”.

Tenemos a las fuerzas productivas que actúan sobre las relaciones sociales de producción.

La conjunción de ambas será la infraestructura económica, la “base”, que sostendrá a las distintas clases sociales.

Sobre esta infraestructura tenemos a una “superestructura” ideológica, la cual es generada por las clases que dominan para legitimar su poder (moral, religioso, político, filosófico, etc).

Si cambia la base, entonces cambiará la ideología. Por eso la política, desde esta lectura más “ortodoxa”, no sería lo que solemos llamar aquí una “variable independiente”: si cambian las fuerzas productivas, cambian las clases sociales y, por ende, cambian las variables políticas (actores, reglas, instituciones, etc).

Contradicción fundamental: entre las fuerzas productivas y las relaciones sociales de producción.

Las transformaciones sociales e históricas producen una contradicción dialécticamente inmanente.

Dicha contradicción se produce debido al desarrollo de las fuerzas productivas, lo cual trae como consecuencia a su vez una transformación en las relaciones sociales.

Sin embargo, el punto crítico es cuando las relaciones sociales empiezan a ser una especie de límite para el desarrollo de las fuerzas productivas, lo que se conoce como la lucha de clases.

La revolución histórica se lleva a cabo cuando las clases dominadas derrocan a las clases dominantes, en el sentido económico y en las relaciones productivas.

Asimismo, en dicha revolución se levantan contra una super-estructura, es decir, contra las ideologías (ideas y creencias) que legitiman el sistema de dominación, como lo son la religión, el arte, la política, entre otras. Sin embargo, la caída de dicha ideología no se da en un nivel intelectual, sino práctico: cambian las estructuras de clase, entonces cambia la ideología (¡Y no al revés!).

El marxismo cree que trasformando lo material, las relaciones dominantes caen, en tanto que las relaciones sociales de producción son económicas, si cambiamos el sistema, las relaciones sociales y las ideas van a caer, como es el caso de la religión.

Es así que el marxismo apuesta por un cambio en las bases, en la economía.

La contradicción se da entre fuerzas productivas y las relaciones sociales de producción.

El desarrollo de las fuerzas productivas supera la estructura social de clases, y las clases dominadas ven como un lastre a las clases dominantes que no permiten desarrollar la producción plenamente.

Cuando la contradicción se hace insostenible estallan las revoluciones sociales.

La última de ellas es la del proletariado contra la burguesía.

La razón: el proletariado constituye la última negación de la humanidad, seres humanos totalmente desposeídos de sus medios de producción.

[Aunque no creo que este modelo explica las cosas, sin más, un ejemplo útil que a veces podría aclarar esto es el de la piratería en internet (no sé si Marx lo suscribiría, pero puede ayudar un poco a comprender la idea central)]

El capitalismo es el modo de producción donde se genera la contradicción “final”.

Es el momento histórico en el que la humanidad puede realmente abolir la condición de miseria y explotación, ya que las fuerzas productivas están a la altura.

Marx no se pregunta si es que el planeta está a la altura.

Lucha de clases aquí se da entre  la burguesía y el proletariado.

§ 3. Comunismo.

“El materialismo marxista, que empieza insistiendo en la necesidad de considerar al hombre empírico, paradójicamente acaba en una prescripción social sin ningún fundamento empírico ni precedente” (Cropsey, pág. 761).

Nadie sabe muy bien qué es el comunismo. Todos se pelean sobre qué podría ser. Marx no desarrolla esto. Hay algunas “imágenes utópicas” clásicas en La ideología alemana.

El punto central: la miseria y la deshumanización de las masas, finalmente, se volverá insoportable y surgirá la revolución.

[Las teorías contemporáneas sobre los movimientos sociales, los conflictos sociales y las revoluciones sociales han puesto en cuestión esto]

Proletariado.

No se trata de un concepto puramente “social” o “empírico”.

No se trata solamente de los “trabajadores”, de los “pobres” o de los “obreros industriales”.

Es más profundo que esto.

Tiene un sentido lógico y filosófico fundamental.

Es el “sujeto sin substancia” (la definición de los Grundrisse que reivindica Žižek).

La categoría del proletariado es muy filosófica: se trata de un desposeído de todo medio de producción, ésta solo cuenta con su prole nada más.

Se  trata de un desposeído que solo tiene su fuerza de trabajo, por lo que tiene que venderla “libremente” para sobrevivir.

El proletariado es pues, la mayor negación de la humanidad posible.

Misión histórica: no buscan tomar el lugar de los opresores, sino acabar con la opresión misma.

Medio: abolir la propiedad privada de los medios de producción.

Esto impide dividir a la sociedad en clases (porque la división se da por quienes controlan los medios de producción, si nadie los controla, no hay clases).

Sin lucha de clases, sin clase dominante y dominada, no es necesario el Estado (ni la política).

¿Por qué?

Estado: instrumento de la clase dominante.

Órgano coactivo y coercitivo.

No tiene intereses “universales”, como lo pensaba Hegel (el que se crea eso es fruto de la ideología).

El Estado siempre sirve a los intereses de la clase dominante.

Periodo transicional: dictadura del proletariado.

El Estado que Marx propone es uno que no tuviera como base a la sociedad burguesa, sino al proletariado; donde se llevaría a cabo una dictadura de manera transitoria.

Durante este periodo se llevarían a cabo las siguientes reformas: milicia popular, banco central, abolición de las viviendas indignas, educación popular, sin influencia estatal ni religiosa, sino más bien científico.

“De cada quien según capacidad, a cada quien según sus necesidades”/ “¡De cada cual, según su capacidad; a cada cual, según sus necesidades!”

[Ley fundamental que podría funcionar entre amigos leales, altruistas, sabios, incorruptibles. Marx puede creer esto no por ingenuo, sino porque cree que no hay una “pura naturaleza humana” que sea de esta o de aquella manera. Transformando la producción y el orden social, el ser humano puede cambiar y ser de una manera que pensamos imposible. Es la idea de una humanidad “nueva” o “plena”]

“Marx soñó con esa condición humana en que los hombres buenos buscarían fines buenos utilizando sólo medios buenos y respondiendo (al poseerlos) sólo a buenos motivos. La base o presuposición de su sueño fue la generación de un hombre nuevo, o la regeneración del hombre… y el instrumento de regeneración sería la economía racional rectamente interpretada” (Cropsey, pág. 774).

Después del comunismo no hay nada, no existe “otra etapa”.

Con el comunismo tenemos la inexistencia del Estado, y la inexistencia de la propiedad privada.

No hay propiedad privada porque las clases que han estado en lucha siempre han tenido propiedades, por lo que existe un real interés de clase.

El proletariado nunca tuvo propiedades (sus intereses de clase sí son genuinamente universales, a diferencia de los del Estado moderno).

Esto no significa que no tengan “nada”: el comunismo si busca que los individuos tengan “cosas” que les permitan satisfacer necesidades, pero no bajo la figura de la propiedad privada liberal.

No habrá Estado porque el Estado es siempre Estado de la clase dominante. Si ya no hay clases sociales, sólo existe el proletariado, no se necesita un Estado coercitivo-dominante, explotador.

[Frente a la pregunta de un liberal sobre por qué no debería haber Estado, la respuesta genuinamente proletaria y revolucionaria tendría que ser “¿Contra quién lo usaríamos, si es que ya no hay clases sociales y, por ende, intereses de clase o propiedades que deben preservarse o legitimarse a través de la coerción y la ideología?”]

Sin embargo, nunca se indica quién será el encargado de dicha distribución, pero por la gran fe que se tiene en la técnica, ciencia, la redistribución sería de tipo social y no política.

Nunca se cuestiona que la naturaleza, la producción, la riqueza, etc., va a alcanzar para todos, pues probablemente no tomaron en cuenta el hecho de que la sociedad crecería tanto (fe ilustrada y moderna en el progreso de la ciencia y la técnica, así como en una naturaleza que nunca se acabará).

[Conclusión]

About these ads

2 responses to “Marx

  • Lete

    soy un curioso de la filosofía y de estos temas “sociales”. No tengo la fortuna de haber estudiado formalmente, solo de forma autodidacta, así que este blog es mas que un agrado, es una genialidad.

    Ojala siga creciendo y llenando inet con mas información de calidad

    Muchas gracias

    • Erich Luna

      Hola

      Muchas gracias por tu comentario. Me alegra que te sirva como autodidacta. Nuestra época necesita mucho de ese espíritu hoy. Sigue participando.

      Saludos,
      Erich

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.440 seguidores

%d personas les gusta esto: