Traductores y artistas

Este post cierra la serie de entregas sobre los siete primeros capítulos de la primera sección de Comprender los medios de comunicación de Marshall McLuhan(¿El medio es qué?, Entrevista de Patrick Peyton (EWTN) a Marshall McLuhan, La temperatura de los medios, Narcóticos híbridos) . Trataré de desarrollar algunas ideas y reflexiones en torno a los capítulos seis y siete. Empiezo con una cita que sintetiza muy bien la idea fundamental que se desarrolla en el sexto capítulo:

Así como las metáforas transforman y modifican la experiencia, también lo hacen los medios (80).

Ya sabemos que los medios son aquí entendidos como nuestras extensiones. Lo que ahora debemos añadir es la tesis de que dichas extensiones pueden amplificar o especializar nuestro cuerpo (o naturaleza), así como otros medios. Ello debe ser entendido a la luz del concepto de “traducción”.

Todos los medios son metáforas activas por su poder de traducir la experiencia en nuevas formas (78).

Por eso es que McLuhan entiende al lenguaje como un sistema metáforas y de símbolos que puede traducir nuestras experiencias. El joven Nietzsche, en Sobre verdad y mentira en un sentido extramoral (1873), resaltaba también como el lenguaje es esencialmente metfórico.

Los diferentes lenguajes, comparados unos con otros, ponen en evidencia que con las palabras jamás se llega a la verdad ni a una expresión adecuada pues, en caso contrario, no habría tantos lenguajes. La “cosa en sí” (esto sería justamente la verdad pura, sin consecuencias) es totalmente inalcanzable y no es deseable en absoluto para el creador del lenguaje. Éste se limita a designar las relaciones de las cosas con respecto a los hombres y para expresarlas apela a las metáforas más audaces. ¡En primer lugar, un impulso nervioso extrapolado en una imagen! Primera metáfora. ¡La imagen transformada de nuevo en un sonido! Segunda metáfora (cita tomada de aquí).

McLuhan interpreta la conocida tesis que afirma que “hoy (en esta época) sabemos más del ser humano”, a partir de la idea de que tenemos más medios para traducirnos en otras formas de expresión. La era eléctrica es la era en la hay un crecimiento exponencial de las posibilidades de transformar, generar y traducir información.

Y todos los medios como extensiones nuestras sirven para proporcionar nueva conciencia y visión transformadora (80).

Esto es interesante: la apreciación de McLuhan sobre los medios busca resaltar que lo que mejor hacen ellos por nosotros (y nosotros por ellos) es poder tener una visión más amplia, una conciencia diferente de las cosas y un poder trasformador mayor. Creo que todas estas intuiciones engloban pretensiones diferentes. Por un lado la idea de poder “ver aspectos“, propia de Wittgenstein y Resaltada por Victor, así como la idea de Rorty de pensar “metáforas más interesantes”. Por otro lado, me parece que el poder transformador puede relacionarse como la visión de Marx de lo que pueden hacer los desarrollos de las fuerzas productivas.

Si la obra de la ciudad consiste en rehacer o trasnformar al hombre en una forma más conveniente que la que lograron sus antepasados nómadas, entonces, la actual transformación de toda nuestra vida en la forma espiritual de la información ¿no estaría convirtiendo el globo entero, y a la familia humana, en una única conciencia? (81).

Más allá de lo profética que pueda sonar la frase, lo cierto es que sitios como Wikipedia, Youtube, etc., nos hacen pensar en estas intuiciones. Quizá no tanto en una única conciencia homogeneizadora (denuncias diversas del desarrollo tecnológico, desde Adorno y Horlkheimer, a los que abordaré pronto, pasando por Orwell, hasta llegar a Vattimo), pero sí en una especie de “inteligencia colectiva“. Asimismo, estos nuevos cambios no se dan a un nivel puramente “particular”. Las verdaderas transformaciones generan cambios a un nivel “general”.

Los nuevos medios y tecnologías con los que nos amplificamos y extendemos constituyen una inmensa operación quirúrgica practicada en el cuerpo social con absoluto desprecio de los antisépticos. Si dicha operación es necesaria, debe considerarse la inevitabilidad de infectar todo el organismo en su transcurso. Al operar una sociedad con una tecnología nueva, no es el área de la incisión la más afectada. La zona del impacto y de la incisión es insensible. Es el organismo entero el que ha cambiado (85).

Las extensiones transforman nuestra visión, percepción y experiencia para con el mundo, con nosotros y con los demás medios. Se generan nuevas maneras de ver las cosas, nuevas traducciones y nuevas transformaciones. Asimismo, se busca eliminar irritaciones y alcanzar equilibrios. Pero vimos que esto es una tarea infinita (en analogía con el psicoanálisis y la idea del objeto retroactivo, del idealismo kantiano con la noción de ideal regulativo y la concepción del quehacer fenomenológico como una tarea infinita). Lo que tenemos, por eso, es una continua transformación que repercute en los demás medios, generando así una complejidad muy difícil de prever, aunque McLuhan busca dar algunas tesis sobre efectos de medios sobre otros en base a la experiencia histórica. Sin embargo, y siguiendo lo mencionado hacia el final del post anterior, es el artista el que sí podría tener un rol protagónico para poder “amortiguar” el carácter “traumático” de dichas extensiones. El artista podría dotar a la sociedad de cierta inmunidad.

En la historia de la cultura humana, no hay ejemplo de ajuste consciente de los diversos factores de la vida privada y social a las nuevas extensiones, excepto los endebles y periféricos esfuerzos de los artistas. El artista capta el mensaje del desafío cultural y tecnológico décadas antes de que se produzca su impacto transformador. Entonces, construye modelos, o arcas de Noé, para enfrentarse al camino que se acerca (85).

Si Hegel pensaba que la filosofía era su época captada en pensamiento, y que la filosofía era la culminación de una época (y del sistema), McLuhan piensa que es el artista el que posee el rol eminente (así como en momento lo pensaron Schopenhauer y Nietzsche, aunque por razones bastante diferentes):

El artista es aquel que, en cualquier campo, científico o humanístico, capta las implicaciones de sus acciones y de los nuevos conocimientos de su tiempo. Es un hombre de conciencia integral (86).

Y más abajo:

Siento curiosidad por saber qué pasaría si el arte fuese reconocido de repente por lo que es, es decir, una información exacta acerca de cómo reorganizar nuestra psique para adelantarnos al próximo golpe de nuestras facultades extendidas (86).

Otro elemento adicional, que expresa un espíritu crítico por parte de McLuhan, es la constatación de lo problemático que es ceder nuestras extensiones al control privado y corporativo sin más:

Una vez que hemos entregado los sentidos y el sistema nervioso a la manipulación privada de personas dispuestas a arrendar nuestros ojos, oídos y nervios, no nos queda en realidad ningún derecho. Arrendar los ojos, los oídos y el sistema nervioso a intereses comerciales equivale a entregar el discurso común a una empresa privada o a dar en monopolio la atmósfera de la tierra a una compañía. Algo parecido ha pasado con el espacio exterior, y por las mismas razones por las que hemos alquilado nuestro sistema nervioso a diversas corporaciones. Mientras sigamos adoptando la actitud de Narciso de pensar que las extensiones del cuerpo están realmente ahí fuera y son  de verdad independientemente de nosotros, seguiremos acogiendo todos los desafíos tecnológicos con la misma pirueta sobre una piel de plátano y la misma caída (88).

Esto me parece que va de la mano con la denuncia que hizo el joven Marx en los manuscritos de París: hay una alienación, solamente que no está formulada en lenguaje hegeliano. No se trata de resolver la alienación entre nuestro trabajo y la objetivación de éste. Se trata de pensar en términos de no ceder ante la privatización total de nuestras extensiones.

***

Acá pongo algunos videos “relacionados”. Ninguno me ha convencido mucho, así que los dejo como “anexos” o “apéndices”:

McLuhan – the advantages of knowing art (por MyCluein22)

McLuhan – Men Without Art (por MyCluein22)

McLuhan – arty facts (por MyCluein22)

About these ads

3 responses to “Traductores y artistas

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.440 seguidores

%d personas les gusta esto: