Sobre la felicidad (1)(Libro I de la Ética a Nicómaco)

Lo siguiente son unas notas para la primera sesión dirigida de prácticas del curso de Ética de Estudios Generales Letras para el curso de Gonzalo Gamio. Para esta entrada me basaré en la reciente traducción hecha por Salvador Rus Rufino y Joaquín E. Meabe (Aristóteles, Ética a Nicómaco, Madrdid: Técnos, 2009). También estoy consultando la traducción de Julio Pallí Bonet (Aristóteles, Ética Nicomáquea, Barcelona: RBA, 2003).

***

Aristóteles inicia el primer libro afirmando que todo tiende hacia algún bien: oficios (τέχνη, también podría traducirse como “saber hacer” o “arte”), métodos, acciones y elecciones libres. Tenemos una multiplicidad de asuntos y modos de ocupación humana diversos y su modo de ser y sentido es diverso. Algos se caracterizan por ser actividades, otras por ser obras. Tenemos pues, muchos fines. Los primero ejemplos de Aristóteles son los siguientes:

  • Medicina – salud.
  • Construcción naval – bote.
  • Estrategia – victoria.
  • Administración de los bienes de la casa – riqueza.

Pero también se manifiesta que muchos asuntos y fines están concatenados y ligados, al punto de estar subordinados. Por ejemplo, el asunto del cuidado de los caballos está subordinado al de la guerra y la estrategia. Y en todas estas cadenas remisionales y teleológicas, Aristóteles considera a la disciplina de la política, ya que ella busca el bien de toda la comunidad política y no únicamente para uno o unos cuantos. Esto hay que tenerlo en mente a lo largo del estudio de toda la obra porque nos exige pensar a la ética y a la política como ámbitos indesligables, ya que se requieren mutuamente (el bien del ciudadano no está disociado del bien de su comunidad política y viceversa). Más adelante esto quedará más claro.

Si seguimos la reflexión aristotélica tendremos que constatar algo esencial: que cada asunto tiene su propio campo de objetos y de métodos, así como de criterios y exigencias. Esto es importante porque nos permite abordar el estudio de lo ético y lo político de manera seria y rigurosa, pero siendo consciente de los límites que dicho estudio acarrea. Aristóteles dice pues, lo siguiente:

Por lo tanto, al hablar de estos asuntos y con semejante punto de partida, hemos de considerarnos conformes al mostrar de una manera tosca y esquemática, hablando en muchas ocasiones de tal manera para conseguirlo. Esta es la manera como se ha de aceptar lo que aquí se diga, porque es propio del instruido buscar la exactitud de cada género en la medida en que lo admite la naturaleza de cada instrumento que lo refiere: bastante extraño nos resultaría que un matemático usara la persuasión, o que un retórico presentara demostraciones (EN, 16-17, 1094b).

Ahora que hemos hecho esa precisión es que podemos comprender los alcances del discurso ético, que partió constatando que toda actividad tiene a un fin. Recordemos además que el fin de los auntos prático-políticos tenían que ver con el buen vivir y el buen obrar. Este fin eminente es llamado por todos, sin importar su origen o procedencia, “felicidad”. Dicho esto es que podemos pasar a discutir las diferentes concepciones de la felicidad que Aristóteles recoge:

  • “Placer”.
  • “Riqueza”.
  • “Mérito”.
  • “Variedad”.
  • Es algo que depende de las circunstancias (enfermo – “salud”, pobre – “riqueza material”)
  • El “Bien en sí”.

Ahora, de toda esa variedad inicial hay cuatro principales modos de vida señalados por Aristóteles, modos de vida que conciben a la felicidad de una manera determinada:

  1. La vida voluptuosa orientada hacia el placer. Dicho modo de vida se encuentra más presente y elogiado en el vulgo. Es la vida de las bestias, de lo más animal que tenemos.
  2. La vida política orientada hacia la excelencia y a la estima recíproca. Dicho modo de vida es atribuido a los superiores. El problema para Aristóteles es que aquí el bien podría interpretarse como sometido al mero arbitrio de los demás, ya que son ellos los que estiman y generan la reputación. Pero incluso si efectivamente fuese excelente es necesario que también se comporte de manera excelente y que no padezca de infortunios muy grandes.
  3. La vida contemplativa. Aristóteles menciona que se ocupará de ella más adelante (fundamentalmente en el Libro X).
  4. La vida de negocios. Dicho modo de vida no es considerado como un modo eminente de vida ya que, a diferencia de los otros tres, uno vive ocupándose de los negocios porque es provechoso para otras satisfacciones. Aristóteles no cree que los negocios y la producción de riqueza son un fin en sí mismo. Querer tener grandes riquezas por el mero hecho de tenerlas sería algo ininteligible para la visión telelógica de Aristóteles.

Luego de esto Aristóteles pasa a criticar la noción platónica de Bien en sí diciéndo que el término “bien” tiene múltiples sentidos, análogamente al término “ser”. De ahí que no pueda haber un único término general que pueda englobar toda su riqueza y complejidad semántica. Además, y creo que este debería ser el elemento central a tener en consideración en lo que respecta a la crítica aristótelica a Platón (dentro de los marcos y límites que las práticas dirigidas del curso lo exigen), si asumimos que realmente Platón tiene razón en la existencia de la idea del Bien en sí, aún así no se sigue de ello el que efectivamente por conocer científicamente dicho Bien en sí lleguemos realmente a ser buenos seres humanos concretos con ocupaciones concretas en una comunidad política concreta:

Pero tampoco se advierte el beneficio que proporcionaría el conocimiento del bien en sí mismo al tejedor o al carpintero para su oficio; y tampoco será mejor médico el que se ocupe de contemplar la idea platónica.

Es evidente que el médico no considera así la salud sino que la trata respecto de la salud del hombre y más precisamente de la del hombre individual ya que cura a cada individuo. Y mejor dejamos así todo ese asunto (EN, 31-32, 1097a).

    About these ads

    Deja un comentario

    Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

    Logo de WordPress.com

    Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

    Imagen de Twitter

    Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

    Foto de Facebook

    Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

    Google+ photo

    Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

    Conectando a %s

    Seguir

    Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

    Únete a otros 1.371 seguidores

    %d personas les gusta esto: